NABARLUR. Euskal Herriko lurraldetasun historikoa erakusten duen webgune bat da. Europan estatu burujabea zen NAFARROA

Esto es Nabarlur. Un espacio en el que se muestra la territorialidad histórica de Vasconia/Navarra. El ámbito en el que se desarrolló un pueblo, su idioma, y su Estado, independiente y reconocido en toda Europa, NAVARRA.

2019-06-13

¿Vasconia, Navarra, Euskadi o Euskal Herria?

¿Por qué tenemos tantos nombres que nos definen?
Se debe a las particiones que hemos sufrido a lo largo de la historia. Cada nombre representa a una parte del territorio y a una época determinada. Por ejemplo, la Vasconia de la antiguedad abarca un gran territorio que también incluye a Gascuña (cuyo nombre deriva de Vasconia), y el norte de Aragón. La parte que permaneció independiente tomó el nombre de Navarra en la Edad Media ya que sus habitantes eran conocidos como navarros (incluidos los de la parte occidental), al menos desde el siglo VIII. Todas son denominaciones propias que podemos seguir utilizándolas, cada una en su contexto.

Navarra hasta finales del siglo XII


¿Pero, todo el País Vasco fue Navarra?
Si, hasta el año 1200, cuando la parte occidental de Navarra fue conquistada por Castilla. Navarro era también un sinónimo de vascohablante o euskaldun, de hecho al euskera se le llamaba lingua navarrorum. Desde entonces hubo numerosos intentos de recuperar Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y La Rioja, pero la conquista del año 1512 puso fin a la independencia de Navarra.

Al norte, los ingleses se hicieron con el control de Aquitania o Guyena, durante 300 años. Lapurdi y Zuberoa mantuvieron una cosoberanía anglo-navarra, pero finalmente fueron tomadas por los franceses en 1451. La Navarra de Ultrapuertos sin embargo, pudo mantenerse independiente hasta 1620.

 Navarra entre los siglos XIII-XVI


Entonces, ¿Por qué surge el nombre de Euskadi?
Debido al desconocimiento de la historia de nuestro país, se ha creído que los territorios en que está dividido surgen de manera independiente cuando en realidad no fue así. No ha sido hasta en los últimos años cuando los historiadores han divulgado el origen navarro de todos ellos. En el siglo XIX era muy común la fórmula Navarra y vascongadas o País Vasconavarro, y en el deseo de una unión política surgió con mucha fuerza un nuevo nombre acuñado por los hermanos Arana, Euzkadi. Sin embargo este intento de reunificación fue desbaratado, tanto en los años 30 como tras la constitución de 1978. Hoy en día el nombre de Euskadi solo se utiliza para denominar a la Comunidad Autónoma Vasca.

Ha sido un error histórico tratar de que sea la Alta Navarra la que se integre en Euskadi. Así como considerarla como la quinta provincia del Zazpiak Bat. Este error ha sido fácilmente rentabilizado por el nacionalismo español, que se presenta como el defensor de sus diferencias históricas. Solo un órgano común como es la Eurorregión trata como iguales a las tres regiones en las que vivimos la mayoría de los vasconavarros.


Realidad política de los territorios vasconavarros en la actualidad


¿Y el de Euskal Herria?
Históricamente es una denominación cultural que surge en el siglo XVI para denominar al territorio donde se habla euskera así como a la comunidad euskaldun. Su utilización con finalidad política parte de finales del siglo XX de la mano de la izquierda independentista.

Por consiguiente, ¿Cual es el nombre más apropiado para nuestro país?
Sin duda alguna este debe ser Navarra.
-Por historia, porque éste era el nombre que teníamos cuando fuimos conquistados tanto en el siglo XII, como en el XVI y el XVII.
-Por legalidad jurídica, ya que es Navarra como sujeto político pasivo quien tiene sus derechos reconocidos y amparados por la legalidad internacional.
-Por tradición, es el único que será reconocido por la mayoría de los navarros.

Sin embargo, hay una parte del territorio que no está reconocida como Navarra.
En efecto, esta es la principal adversidad. Hace falta un tiempo de transición en el que se podrían recuperar denominaciones que nos unan como País vasconavarrovasconavarros, etc.

Y para acabar. Navarra, ¿con b o con v?
Según el idioma en que se hable, no hay que renunciar a ninguna forma, ni crear debates innecesarios:
-Navarra: Castellano, Catalán, Alemán, etc.
-Nafarroa: Euskera.
-Navarre: Inglés y francés.
-Nabarra: Romance.

2019-06-02

La bandera de Navarra

Imagen del siglo XVI. Museo Alberto I de Bruselas. Autores:  Jean y Lucas DOETECUM.

“en la delantera trescientos hombres de armas a pie con una bandera colorada con ciertas bandas de oro en ella a la cual todos aguardaban y juraron de no la desamparar”. 
Luis CORREA, La conquista del reino de Navarra.

Tras la conquista de Navarra en 1512, hubo varios intentos de recuperar la independencia del reino. Este texto del cronista del duque de Alba, describe el primer intento de recuperar Pamplona por las tropas de los reyes Juan III y Catalina I de Navarra en otoño de ese mismo año. De esta manera se describió como era entonces la bandera de Navarra.


*Imagen basada tanto en esta descripción como en imágenes reales. En todas ellas las armas de Navarra ocupan y se adaptan a todo el espacio.

Miniatura del siglo XIII, Biblioteca Nacional de Francia.

2019-05-15

El escudo de Euskal Herria-Euskal Herriko armarria

1-Nafarroa, 2-Araba, 3-Bizkaia,
4-Gipuzkoa, 5-Iparralde


El concepto de Euskal Herria surge en el ámbito cultural del siglo XVI como nombre común para los distintos territorios de Vasconia, que pese a que hasta el siglo XIII estuvieron unidos como reino de Navarra, aún conservaban las dos principales señas de nuestra identidad: Los Fueros y el euskera.

Pedro de Axular, cuando cita estos territorios hace alusión a la división territorial que imperaba en el siglo XVII: Naffarroa garayan, Naffarroa beherean, Çuberoan, Lappurdin, Bizcayan, Guipuzcoan, Alaba-herrian eta bertce anhitz leccutan. Estamos en una época en el que el reino de Navarra acababa de ser de nuevo dividido en dos, Zuberoa y Lapurdi formaban parte de la provincia de Gascuña, las provincias de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba acababan de configurarse casi como ahora las conocemos, y cita sin nombrar otros lugares como Eskiula, Ansó o Treviño que pese a estar situadas en Bearne, Aragón y Castilla son también Tierra Vasca


Zazpiak Bat

En 1897, el historiador zuberotarra Jean de Jaurgain creó un nuevo escudo para el Congreso y Fiestas de la Tradición Vasca de San Juan de Luz, con la intención de reclamar una unión, no solo cultural sino política, de los territorios en los que el euskera aún era una lengua viva. Como Lapurdi y Zuberoa no tenían escudo propio usó los de sus capitales: Ustaritz (Baiona estaba separada de Lapurdi desde finales del siglo XII) y Maule. Su composición es similar a la del escudo de los últimos reyes de Navarra (siglo XVI), en la que el escudo del viejo reino aparece en el primer lugar (cantón diestro del jefe), seguido de los escudos de sus ducados, condados y otras posesiones. (Imagen 1)

Éste nuevo escudo, llamado también Zazpiak Bat (las siete en una), se popularizó rápidamente, pero en los años 30 surgió un nuevo diseño en el que pasando por encima de las leyes heráldicas, las armas de los distintos territorios se colocaron de manera simplificada y en orden alfabético, algo inaudito: Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Lapurdi, Nabarra (Alta y Baja) y Zuberoa.

Evolución del escudo del rey Enrique II al actual Zazpiak Bat


Laurak Bat

Pese a la conquista de 1512, Navarra continuó siendo un reino hasta 1841. Entonces era muy común la denominación Navarra y las Provincias Vascongadas para el conjunto del país, pero tras la derrota carlista, los Fueros fueron abolidos y el viejo reino fue convertido en una provincia más. La relación con las otras tres provincias era tan estrecha que la unión política era cuestión de tiempo, sin embargo, ésta finalmente no se llevó a cabo por imperar la cuestión de Estado.

El primer gobierno de Euzkadi (1936) creó un nuevo escudo en el que aparecían las armas de las cuatro provincias, incluidas las de Navarra, pero la manipulación del referéndum sobre el Estatuto Vasco-Navarro en 1932 y la posterior guerra civil impidieron esta unión, que tras la dictadura franquista, las fuerzas del régimen supieron neutralizar. (Imagen 2)

¿Quien sabe si haciendo las cosas de otra manera, en la que no se redujera a Navarra a ser "la cuarta provincia", sino que por medio de una unión o reintegración de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa en Navarra sí se hubiera podido llevar a cabo? (Imagen 3) Esta sería la manera lógica ya que estas tres provincias ya formaron parte de Navarra hasta su conquista por Castilla en el año 1200.

Composición resultante de una integración de Navarra en Euzkadi
y la de una unión entre los dos territorios


Bostak Bat

Atendiendo a la división tradicional de los territorios vascos surgida a partir de las conquistas a Navarra a finales del siglo XII dio lugar a este mapa habitualmente representado desde el siglo XVIII. No aparecen otros territorios como La Rioja o Gascuña debido a que su asimilación por parte de Castilla y Aquitania estaba consumada.

De la misma manera, surge la confusión de si la Baja Navarra debe representarse unida a la Alta Navarra, o todo Iparralde forma en realidad uno, dos o tres territorios. Es por ello que se encuentren mapas divididos en 5, 6 o 7 territorios, según el caso. Ajustándonos a la realidad histórica tradicional hay dos maneras correctas de representarlos: Alta y Baja Navarra unidas o todo Iparralde unido.

Es un error considerar que son 7 los territorios históricos cuando en realidad han sido muchos más. Territorios tan históricos como Zuberoa, lo han sido también Las Encartaciones, Ayala, el Duranguesado, etc. Por otro lado, tan histórica es la Baja Navarra, como las otras 5 merindades navarras.

 División territorial tradicional (siglos XIII a XVIII)


En la actualidad la Tierra Vasca, Pays Basque o Euskal Herria sigue siendo la realidad cultural de lo que antiguo fue Navarra, separada en lo político por dos estados: España y Francia. Estos a su vez la dividen en dos Comunidades Autónomas: Navarra (CFN) y Euskadi (CAV), más la Mancomunidad de Iparralde en la Región francesa de Nueva Aquitania, el Condado de Treviño en la C.A. de Castilla y León, y el enclave del Valle de Villaverde en Cantabria.


División administrativa actual del territorio vasco-navarro

Este escudo representa, de manera más acorde, la realidad histórica y geográfica de los territorios vasco-navarros en este momento en el que aún no hay una unidad administrativa. Un escudo partido a la izquierda con las armas de Navarra y cuartelado a la derecha con las de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, a las que se suma el león representativo de los territorios de Iparralde.


Denak Bat

En el futuro, deberemos pensar en darnos una propia administración territorial que vertebre nuestro país, valle a valle, merindad a merindad, que supere la división provincial que no es propia, sino que nos ha sido impuesta.

Es escudo de nuestro país, no debería ser el resultante de los territorios que la componen. Hay que mirar lo que se ha hecho en Europa: Catalunya, Escocia, Irlanda, etc. y recuperar el emblema común que ya tuvimos en el pasado y mostrarnos como un país unido, con la puerta abierta a recuperar otros territorios que ya formaron parte de él, siempre y cuando sus habitantes lo deseen.


2019-05-02

¿Conoces la historia de Iparralde?

Iparralde, Ipar Euskal Herria o Pays Basque, es el territorio del norte de los Pirineos en el que, pese al paso del tiempo, se ha conservado el euskera hasta la actualidad. NO es una Comunidad Autónoma como pueden serlo Euskadi (CAV) o Navarra (CFN), sino que junto al País de Bearn, forma parte del departamento de Pirineos Atlánticos (64) con capital en Pau y perteneciente a la Región francesa de Nueva Aquitania.

Situación de los territorios vasco y bearnés en la Región


La Región de Nueva Aquitania se formó en 2016, tras la última reforma territorial francesa, y consta de 12 departamentos o provincias. Guarda cierta similitud con el ducado medieval de Aquitania. Su capital es Burdeos.

Comparativa entre el Ducado de Aquitania y la Región de Nueva Aquitania


Actualmente existe un órgano común entre las regiones de Nueva Aquitania, Euskadi y Navarra que es la Eurorregión o Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT), cuya sede se encuentra en Hendaia y en la que sus tres máximos mandatarios se alternan en la presidencia. Ésta AECT fomenta la cooperación y el desarrollo territorial, para lo cual se financia con fondos europeos.

Mapa de la Eurorregión Nueva Aquitania-Euskadi-Navarra


Pero vayamos atrás en la historia y retrocedamos 1500 años para ver cual era la situación. En las próximas imágenes vamos a observar lo distinto que era el mapa del territorio vasco comparado con el que conocemos.

Al final de la época romana, la Vasconia norpirenaica estaba compuesta por 12 territorios que formaban la provincia romana de Novempopulania. Ésta dio origen al ducado medieval de Vasconia, que debido a la romanización, su nombre derivó en Gascuña. Este territorio fue perdiendo gradualmente el euskera lo que provocó que solo se considere vasca la parte sur limítrofe con Navarra, la que ha podido conservar el idioma vasco hasta nuestros días.

Mapas de la Vasconia norpirenaica y retroceso del euskera (s. V-XII)


Durante los siglos IX y XII, toda la Vasconia continental mantuvo fuertes lazos con el reino de Pamplona. De hecho, el rey navarro Sancho III el Mayor, fue quien creó en 1023 los vizcondados de Lapurdi y Zuberoa separándolos del vizcondado de Dax.

A mediados del siglo XI, el ducado de Vasconia fue absorbido por el ducado de Aquitania. Más tarde, el matrimonio en 1152 entre la duquesa Leonor de Aquitania y el futuro rey Enrique II de Inglaterra, provocó que toda Aquitania quedara en manos inglesas durante los tres próximos siglos. Esta nueva situación provocó que a finales del siglo XII, muchos señores del sur de la región, prefirieran ser administrados desde Pamplona y no desde Burdeos, por lo que territorios como Garazi (Cisa), Baigorri, Arberoa, Oztibarre, Amikuze (Mixa) y Agramont se integraron definitivamente en el reino de Navarra. Por otro lado Zuberoa mantuvo una doble soberanía anglo-navarra.

Los ingleses conservaron Lapurdi pero separaron a Baiona de esta administración. Es por ello que Ustaritz se convirtiera en la capital labortana desde entonces hasta la revolución francesa de 1789. De hecho se suele utilizar el escudo de Ustaritz para representar a todo Lapurdi.

El reino de Navarra a finales del siglo XII


Tras siglos de guerras entre Francia e Inglaterra, los franceses expulsaron a los ingleses de Gascuña en 1451, por lo que Baiona, Lapurdi y Zuberoa fueron integradas en Francia. El resto de territorios de Ultrapuertos se mantuvo dentro de Navarra hasta la conquista castellana de 1512.

Tras varios intentos fracasados de independencia, únicamente la parte del norte de los Pirineos pudo expulsar al ejército castellano, que abandonó los intentos de recuperar estas tierras en 1530. Se produjo por tanto, una división del reino de Navarra en dos partes, una sujeta a Castilla, y otra al norte de los Pirineos que continuó independiente durante casi 100 años más.

Enrique III, último rey de Navarra, subió al trono de Francia en 1589 como Enrique IV, tras la muerte sin descendencia de su primo Enrique III de Francia. Sin embargo, no quiso que sus dominios de Navarra y Bearne fueran integrados en Francia. Tras su asesinato en 1610, su sucesor Luis XIII, que no era más que un niño, obviando los deseos de su padre y aconsejado por el célebre cardenal Richelieu, unió en 1620 estos territorios a su corona, llamándose desde entonces, él y sus sucesores reyes de Francia y de Navarra.

Escudos de Francia y Navarra en el Palacio Real del Louvre, París


Es a partir de ahora cuando la partición de Navarra se consolida y provoca que para diferenciarlas, a la parte peninsular se le denomine Alta Navarra, y a la parte norte, que está a menos altitud sobre el nivel del mar, Baja Navarra. Este territorio junto con el Bearne, formó la nueva provincia francesa de Baja Navarra y Bearne. Por otro lado, Baiona, Lapurdi y Zuberoa continuaron dentro de la provincia de Guyena y Gascuña con sede en Burdeos.

Mapa de la provincia de Bearne y Baja Navarra (s. XVIII)


En 1789, la Revolución Francesa trajo consigo profundos cambios territoriales. Se desmantelaron todas las estructuras del antiguo régimen, y con ello, la desaparición de lo que quedaba de las instituciones vascas. En 1790, se creó el departamento de Bajos Pirineos (actual Pirineos Atlánticos) y con capital en Pau, a partir de la provincia de Baja Navarra y Bearne, a la que se añadieron los territorios históricos, que no provincias, de Lapurdi (incluida Baiona) y Zuberoa. Sin embargo, en su organización interna, fueron creados nuevos distritos que poco a poco han terminado rompiendo totalmente con los antiguos límites territoriales. En el año 1800 fue suprimido el distrito de Saint Palais/Donapaleu por lo que la Baja Navarra dejó de existir, dividiéndose ésta entre los distritos de Baiona y Maule. Posteriormente en 1926 se suprimió el de Maule, con la consiguiente integración de Zuberoa en el distrito bearnés de Oloron. 

Mapa del departamento de Bajos Pirineos dividido en 5 distritos (s. XIX)


Es en esta época cuando surge el nacionalismo vasco moderno. Se popularizó la teoría de que el País Vasco fueron siete territorios desde siempre, cosa que ahora sabemos que no fue así, sino que son el resultado de las sucesivas conquistas a Navarra y sus consiguientes pérdidas territoriales.

En la actualidad, el departamento de Pirineos Atlánticos está dividido en tres distritos con prefectura en Pau y subprefecturas en Baiona y Olorón-Sta María. Esta división mantiene la mayor parte de lo que fue el vizcondado de Zuberoa dentro del distrito bearnés de Olorón-Sta María.

Departamento de Pirineos Atlánticos: Distritos actuales y territorios históricos tradicionales


La administración francesa divide también su territorio en ayuntamientos o comunas. A su vez, existe una división cantonal atendiendo a criterios de población, de manera que los ayuntamientos se dividen o agrupan en cantones de unos 12.500 habitantes que actúan de circunscripción de cara a las elecciones departamentales.

En 2017 se creó la Communauté d'agglomération du Pays basque o Euskal Hirigune Elkartea que agrupa a 158 comunas o ayuntamientos. Se trata de la primera institución política, que agrupa al conjunto del territorio vasco tras siglos de división, y se encarga de gestionar el desarrollo económico, recogida de residuos, medio ambiente, transportes y euskera. Esta institución queda lejos de las reivindicaciones de crear un nuevo departamento vasco o Colectividad Territorial Específica, pero ha sido la única opción ofertada desde París.


Distribución del departamento en mancomunidades (mapa 1) y cantones (mapa 2)


Ipar Euskal Herria en datos:
-Población: 308.323 habitantes (2016)
-Superficie: 2.967 km2

Comunas (Ayuntamientos): 158
Cantones: 12
Distritos: 2
Mancomunidades: 1

Capital: Baiona
-Población: 50.000 habitantes
-Área metropolitana: 115.000 habitantes

Departamento de Pirineos Atlánticos (64)
-Población: 674.000
-Superficie: 7.645 km2

Región de Aquitania
-Población: 5.900.000
-Superficie: 84.036 km2

2019-04-25

Euskal Herria: ¿3, 5, 6 o 7 territorios?

División política actual de los territorios vascos

Las sucesivas divisiones que por parte de España y Francia aplicaron a Navarra tras su conquista, han dado lugar a esta confusión. Ya ni siquiera sabemos ciertamente en cuantas partes está dividida Euskal Herria, es decir, el territorio en el que el euskera sigue siendo una lengua viva. Con esta entrada voy a intentar clarificar esta cuestión.

Vasconia hace 2000 años era un territorio muy extenso que abarcaba también La Rioja, toda Gascuña y el norte de Aragón, pero ahora nos vamos a centrar solo en los territorios en los que ha perdurado el euskera los 500 últimos años. Partiremos por tanto desde el momento de la conquista de Navarra por parte de Castilla.

En este primer mapa aparecen los territorios de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, que Castilla arrebató a Navarra hacia el año 1200. Lapurdi y Zuberoa también formaron parte de Navarra, pero fueron tomadas por los ingleses en 1177 y 1261 respectivamente, hasta que Francia los reconquistó en 1451. Finalmente Castilla invadió y ocupó el resto de Navarra en 1512. Tras varios intentos de liberación, solo la tierra de Ultrapuertos, posterior Baja Navarra, recuperó la independencia en 1527.

Hace 500 años: 6 territorios

Las siete provincias vascas
Desde 1530 tenemos un reino de Navarra dividido en dos. La Navarra norpirenaica se mantuvo independiente hasta 1620, cuando fue anexionada por Luis XIII a Francia. Poco después, en 1643, Pedro de Axular nombra los territorios donde se habla euskera: "Naffarroa garayan, Naffarroa beherean, Çuberoan, Lappurdin, Bizcayan, Guipuzcoan, Alaba-herrian eta bertce anhitz leccutan". Es entonces cuando se creó el mito de que el país vasco estuvo formado desde siempre por siete provincias, cuando en realidad esta es la división provincial francoespañola de nuestro territorio en los siglos XVII y XVIII.

Hace 250 años: 7 territorios

Las tres provincias vascas
Esta denominación es usada por los nacionalistas españoles para el conjunto de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, lo que en el siglo pasado venían siendo "las vascongadas", en su eterna negación de la condición vasca de Navarra, ocultando también de paso la parte norte del país, considerándola extranjera.

Realidad actual
Nos encontramos un país dividido entre dos estados, España y Francia. En la parte administrada por España dos comunidades autónomas: Navarra (CFN) y Euskadi (CAV), que engloba las provincias de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, más los enclaves de Treviño (Burgos) y Valle de Villaverde (Cantabria). Los territorios de la parte francesa fueron desmantelados y diluidos en el año 1800 en el departamento de Bajos Pirineos, actual Pirineos Atlánticos (64) en la región de Nueva Aquitania. Por primera vez tras más de 8 siglos divididos se ha constituido un ente en común, la Communauté d'agglomération Pays Basque o Euskal Hirigune Elkargoa que se encarga de la administración de los servicios comunes de Iparralde.

En la actualidad: 5 territorios

Es significativo que mientras las organizaciones sociales están conformadas en torno a cinco territorios, hay medios de comunicación que aún nos ofrecen el mapa del tiempo con un mapa del siglo XVIII.

Lo mismo pasa con el escudo. El escudo de Navarra ha sido el único que nos ha unido a todos los vascos, pero debido a esta fragmentación, se han inventado varios nuevos con los escudos de cuatro o seis territorios según el caso.

Mirando al espejo de Catalunya, que mantiene su escudo medieval, y no uno nuevo inventado con los de sus provincias, no estaría mal que viésemos que éstas nos han sido impuestas. Que no somos ni tres, ni cinco, ni siete, que somos un único país con un único escudo, el de siempre, el carbunclo pomelado.

2018-09-03

¿Cuántas son las provincias vascas?

“Badaquit halaber ecin heda naitequeyela euscarazco minçatce molde guztietara. Ceren anhitz moldez eta differentqui minçatcen baitira euscal herrian, Naffarroa garayan, Naffarroa beherean, Çuberoan, Lappurdin, Bizcayan, Guipuzcoan, Alaba-herrian eta bertce anhitz leccutan” Pedro de Axular, Guero (1643).




A partir de este texto del siglo XVII, en el que se enumeran los territorios donde se hablaba euskera, se han hecho interpretaciones sin tener en cuenta la realidad política de la época. No es casualidad que Pedro de Axular enumere en primer lugar a la Alta Navarra y la Baja Navarra, las dos partes en las que recientemente había sido dividido el Reino de Navarra, tronco de toda Euskal Herria.



Dicho de otra manera, los territorios donde se hablaba euskera en el siglo XVII eran: Un reino (dividido en dos), dos territorios pertenecientes al reino de Francia, tres provincias pertenecientes al reino de Castilla y otros lugares, que no especifica, pero seguramente en Bearne y Aragón.


El concepto de "Sept Provinces Basques" es del siglo XIX y está reflejado en el famoso mapa que realizó Louis Loucien Bonaparte en 1863. Sin embargo, muestra que la realidad política de los territorios de Iparralde ya había cambiado. La Baja Navarra fue desmantelada tras la Revolución Francesa de 1789.

Hoy, el euskera se habla en tres ámbitos administrativos distintos: dos comunidades autónomas españolas (Euskadi y Navarra) y una región francesa (Nueva Aquitania). Es en Pamplona-Iruña, Vitoria-Gasteiz y Burdeos donde se decide y legisla (con permiso de Madrid y París) todo lo concerniente al euskera.

Mapa de la Eurorregión Euskadi-Navarra-Nouvelle Aquitaine

En lo que a provincias se refiere, el euskera se habla en cinco provincias: Navarra, Bizkaia, Araba, Gipuzkoa y el departamento francés de Pirineos Atlánticos. Hay que recordar que Lapurdi, Baja Navarra y Zuberoa dejaron de existir como entidades políticas en 1800. Actualmente sus municipios están agrupados en torno a la Communauté d'agglomération Pays Basque o Euskal Hirigune Elkargoa, lo que hasta ahora se venía llamando Pays Basque, Iparralde o Ipar Euskal Herria, pero carecía de entidad política.

Es ridículo que por un lado se acepte que las Encartaciones y el Duranguesado formen parte de la provincia de Bizkaia, y por otro, se cierre los ojos a la realidad, manteniendo una división impuesta de época medieval en los territorios de Ultrapuertos.

En realidad las capitales vascas son cinco: Iruña, Gasteiz, Baiona, Bilbo y Donostia. Dicho con todo el respeto, Maule es tan capital de Zuberoa como Elizondo del Baztan y Donibane Garazi de la Baja Navarra como Lizarra de su merindad. Es desde estas cinco ciudades desde donde se articulan sus respectivos territorios, pero quizá llegue el día en que haya que debatir si es mejor así o queremos una Navarra/Euskal Herria formada no por provincias, sino por una multitud de comarcas o eskualdes.

Entre tanto, los mapas del País del euskera debieran reflejar la realidad, cinco territorios. No es que se deba borrar a Zuberoa del mapa, sino que debemos tratarla como al resto de territorios históricos como fueron las merindades, las Encartaciones, etc.

Las cinco capitales vascas

*Nota: Pese a que los enclaves de Villaverde y Treviño aún pertenecen a Cantabria y Burgos, se considera que deben formar parte de Bizkaia y Araba respectivamente.

2018-05-08

La Navarra olvidada. Lugares de memoria.

Lugares de las actuales provincias de Cantabria, Burgos, La Rioja y Soria que también fueron Navarra

Desde la publicación en 1863 del famoso mapa de los dialectos del euskera de L. L. Bonaparte, nos hemos acostumbrado a ver un mapa que represente a nuestro país que parte del siglo XIX, por lo que muchos desconocen que hay una parte de la Navarra histórica oculta ya que no sale en los mapas.

Partiendo de los datos de la antigüedad, el territorio al que nos referimos fue habitado mayormente por los autrigones y  los berones. Pueblos que pese a que se ha difundido que eran celtas, en realidad eran eúscaros. La presencia del euskera está presente en la toponimia de todo este territorio, sobretodo en las zonas donde hasta más recientemente ha perdurado la lengua vasca, como fueron el valle de Ojacastro [11] y el condado de Treviño [9]. No nos debe extrañar que sea en La Rioja, en el monasterio de San Millán de la Cogolla [12], donde se conserven los textos con las primeras frases en euskera.

La arqueología también está jugando un papel importante ya que se han encontrado inscripciones de nombres en euskera arcaico en lápidas de época romana en la zona limítrofe de las actuales provincias de La Rioja y Soria [18], confirmando que la presencia del euskera en La Rioja no se debe solo a repoblaciones medievales, sino que ha sido una constante desde tiempos prerromanos. Durante la época romana queda lejos de toda duda el que poblaciones tan importantes como Calahorra [15] y Graccurris (Alfaro) [16] estaban en territorio vascón.

Ya en época medieval, tras el paréntesis de dominación goda y musulmana, los reyes navarros pusieron todo su empeño en recuperar estos territorios. En el año 907 comenzó la reconquista de La Rioja y para el 914 se tomaron Arnedo y Calahorra. En 1016 se definió la frontera con Castilla que marcaba el avance en tierras musulmanas desde la sierra de la Demanda [17] dejando el valle del Ebro para los navarros. Los territorios más occidentales, en manos de los monarcas astur-leoneses hasta entonces, finalmente fueron integrados en el reino por Sancho el Mayor gracias a su política de acercamiento con el conde de Castilla. Tras la muerte del rey vascón, quedaron documentadas en la parte del reino asignada a su primogénito García IV el de Nájera, una serie de tenencias que defendían la frontera con el reino de León: Colindres-Laredo y Samano-Castro Urdiales [1]; Ruesga y Soba [2]; Mena-Castrobarto y Tudela [3]; Arreba [4]; Miganjos y Tedeja [5]; Briviesca, Poza, Vesga y Piedralada [6]; Pancorbo, Término y Cellorigo [7]; Rodilla, Oca, Alba y Arlanzón [8].

La batalla de Atapuerca [8] en 1054, donde el rey Fernando I de León mató al navarro, supuso el comienzo de la conquista militar que culminaría 500 años después. Estas fortalezas fueron conquistadas una a una hasta situar la frontera en Pancorbo [7] en 1067. En 1076, el asesinato del rey Sancho IV, propició la pérdida de La Rioja, que pese a ser recuperada temporalmente en varias ocasiones durante el siglo XII, la sentencia arbitral de Londres de 1177 la situó definitivamente fuera de Navarra. Pese a que esta sentencia reconocía que Araba, Bizkaia y Gipuzkoa eran Navarra, Castilla las conquistó en el 1200. De entre las plazas que más resistieron destaca la de Treviño [9], que por su osadía aun no ha sido reintegrada en Araba.

Ahí quedan lugares de nuestra memoria como Nájera [12], residencia y panteón de los reyes de Navarra; Logroño, Entrena y Navarrete [13], "puerta de Navarra" durante el siglo XII; los Castillos de Clavijo, Viguera, Ocón, Jubera, Arnedo, Quel, Autol y Enciso [14], que defendieron el reino durante más de dos siglos; y San Vicente de la Sonsierra [10], última localidad riojana en la que ondeó la bandera de Navarra (hasta 1463).

2018-05-03

Territorialidad de Navarra. La frontera occidental.

La delimitación de un territorio es un tema controvertido origen de numerosos conflictos. En nuestro caso, históricamente ha sido una lucha constante de los vascones ante las potencias circundantes para defender su territorio. En este terreno es fundamental la memoria histórica, no solo la que llega hasta 1936, 1876, 1512 o 1200, sino la que llega hasta el principio de nuestra era.

No es una casualidad que el territorio ocupado por los pueblos eúscaros de la antigüedad: vascones, caristios, autrigones, várdulos, berones y aquitanos, coincida casi exactamente con el territorio que articularon los reyes pamploneses en el siglo XI. En su memoria estaba la territorialidad de Vasconia, que tras la caída del Imperio Romano mantuvo sus estructuras político-sociales.


La llegada de los musulmanes a la península en el 711 dejó dos focos de resistencia en torno a Oviedo y Pamplona. Las tierras situadas entre ellos, Castilla y Álava buscaron en cada momento la mejor opción para su defensa ante la acometidas enviadas desde Córdoba. En el año 1004 subió al trono de Pamplona el rey Sancho III el Mayor, que reinó en toda Vasconia (a excepción de Tudela) y marcó definitivamente los límites del reino.

Según un documento de 1016, se trazó la frontera con Castilla que disponía que la Rioja quedaba en la parte navarra y marcaba los futuros avances ante los musulmanes hacia el valle del Ebro, mientras que Castilla se expandiría hacia las tierras del Duero.

Gracias a un trabajo de Aitor Pescador conocemos cuales fueron las tenencias navarras en el siglo XI en los territorios de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, La Rioja y Castilla. El mapa resultante es un calco del que conocemos de más de 1000 años antes.


Los acontecimientos desarrollados a lo largo del siglo XII terminaron con la partición de Vasconia con Navarra por un lado y Aragón y Gascuña por otro. Hubo varios intentos de reunificación entre los siglos XIII y XVI pero Castilla y Francia los desbarataron a sabiendas que una Vasconia unida sería invencible.

Las batallas de Atapuerca (1054) y la de Noain (1521) marcan el comienzo y el fin de la conquista de Navarra a manos del reino castellano-leonés, ahora llamado España. 500 años de conquista militar seguidos por otros 500 de sometimiento. No obstante, la memoria sigue viva y seguimos reivindicando la restitución a Navarra de su territorialidad completa de manera incansable desde el Laudo arbitral de Londres de 1177

En este último mapa reproduzco cuales son estas fronteras, dibujando la silueta de nuestro país, Navarra. A muchos les llamará la atención la no inclusión de otros territorios de Vasconia como son Aragón y Gascuña pero el reconocimiento mutuo es un primer paso necesario para avanzar hacia una futura confederación de estados pirenaicos.