NABARLUR. Euskal Herriko lurraldetasun historikoa erakusten duen webgune bat da. Europan estatu burujabea zen NAFARROA

Esto es Nabarlur. Un espacio en el que se muestra la territorialidad histórica de Vasconia/Navarra. El ámbito en el que se desarrolló un pueblo, su idioma, y su Estado, independiente y reconocido en toda Europa, NAVARRA.

2010-03-09

El Laudo arbitral de Londres (1176-1177).

Antecedentes:

En 1016, Sancho de Castilla y Sancho III “el Mayor” de Pamplona (1004-1035) acuerdan la frontera que divide el reino de Navarra y el condado de Castilla.

En 1127, se firmó el pacto de Támara entre Alfonso VII de Castilla y Alfonso I “el Batallador”, rey de Pamplona y Aragón (1104-1134), según el cual terminaban las hostilidades entre ambos y se fijaban los límites de ambos reinos. Según el acuerdo, Castilla devolvía las tierras conquistadas a raíz de los asesinatos de los reyes García “el de Nájera” (1035-1054) y Sancho IV (1054-1076). Dentro de Nabarra, quedaban por tanto Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, La Bureba, Belorado, La Rioja y la Extremadura soriana hasta San Esteban de Gormaz.

En 1134, tras la muerte de Alfonso I, Alfonso VII de Castilla invade Nabarra apoderándose de la Rioja, Bureba y Zaragoza e impone un vasallaje al rey de Pamplona García Ramírez (1134-1150) y a su hijo Sancho VI “el Sabio” (1150-1194).

Los reyes de castilla y Aragón proyectan repartirse el reino de Pamplona con dos pactos en Carrión de los condes (1140) y Tudején (1151) pero la diplomacia nabarra llega a un acuerdo de vasallaje con Castilla para evitarlo.

En 1157, muere Alfonso VII y un año después su hijo Sancho III, quedando como heredero Alfonso (VIII), un niño de tres años ante el cual no cabe vasallaje alguno.

En 1162, Sancho ve la oportunidad de recuperar los territorios arrebatados por los castellanos a su padre por lo que en una campaña de seis meses recupera parte de Bureba y la Rioja a excepción de Haro, Nájera y Calahorra. Por otra parte el conde Don Bela, vuelve a servir al rey de Navarra al frente de las tierras de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba.

En 1167, Castilla y Navarra firman unas treguas por diez años por medio del tratado de Fitero.

En 1169, Alfonso VIII alcanza la mayoría de edad, 14 años. En 1170 se casa con Leonor, hija de Enrique II, rey de Inglaterra y duque de Aquitania. Este hecho servirá de escusa a Alfonso para invadir Nabarra entre 1173 y 1205 ya que ésta se interponía en sus dominios y la supuesta dote de su esposa. Alfonso VIII entregó como arras a su esposa varias plazas riojanas que ni siquiera estaban en su poder como es el caso de Tudela, Logroño, Grañón o Pancorbo.

En 1173 Alfonso VIII rompe la tregua y comienza una ofensiva invadiendo la Bureba, la zona en torno a Miranda de Ebro y la Rioja alta (Treviana, Cerezo, Grañón, Pazuengos). Posteriormente ocupó Kel, Ocón y se dirigió a Pamplona pasando por Artaxona (13 de septiembre). Al año siguiente tras pactar con el rey de Aragón acuerdan invadir Nabarra. El castellano tuvo cercado durante dos días el castillo de Leguín mientras el aragonés destruyó la villa y el castillo de Milagro. También en 1174 ocupó el castillo de Malvecín (Malmasin).

En 1175, aprovechando la muerte del conde Bela, tenente de Gipuzkoa, Araba y Bizkaia, Alfonso VIII con su vasallo Don Diego Lopez de Haro II a la cabeza invade Bizkaia desde las Encartaciones.

En 1176 Alfonso VIII sigue la ofensiva contra Nabarra y ocupa el castillo de Leguín. Posteriormente, en un lugar entre Nájera y Logroño, Sancho VI acuerda con Alfonso VIII someter sus diferencias al arbitraje de Enrique II de Inglaterra.


Ver Laudo de Londres 1177 en un mapa más grande

Las negociaciones:

Dispusieron entregar cada uno sus alegatos a Enrique II de Inglaterra. Como garantía Alfonso VIII devolvía las fortalezas de Nájera, Arnedo y Cellorigo a Sancho VI y éste entregaba las de Estella, Funes y Marañón que serían gobernadas por caballeros nombrados de mutuo acuerdo. También se estableció un armisticio por siete años.

La asamblea de embajadores nabarros y castellanos se reunió en Inglaterra con el rey Enrique II con sus respectivos alegatos. Entre los nabarros se encontraban Pedro de Artaxona, obispo de Pamplona, tres tenentes y tres juristas. La lengua de la delegación nabarra era el euskara según las crónicas inglesas.

Los nabarros pretendían la restitución de las fronteras de 1037. Pedían la restitución de las plazas arrebatadas por Alfonso VII a García Ramírez en 1134 y las tomadas finalmente por Alfonso VIII a partir de 1173 quebrantando la tregua firmada en 1167 y una indemnización de cien mil marcos de plata. Además alegaban la fidelidad manifiesta que los naturales expresaban al rey de Navarra.

Los castellanos querían volver a la situación de 1076, en que tras el regicidio de Sancho IV en Peñalen se habían apoderado de toda la parte occidental de Nabarra incluida la Rioja y las tierras entre Puente la Reina, Sangüesa y el rio Ebro. Reclamaban también la mitad de las rentas de Tudela, la devolución del castillo de Rueda de Jalón y una compensación de cien mil monedas de oro. Alegaban también ser descendientes de Sancho III “el Mayor” y haber conquistado Toledo.


La sentencia:

Enrique II viendo que las alegaciones tenían su fundamento histórico y debía ajustarse a derecho, no se atrevió y consideró como punto de partida la situación existente al inicio de sus reinados (1150-58).

Por esta sentencia Nabarra quedaba obligada a renunciar a la Rioja y Bureba. Castilla únicamente se veía obligada a restituir a Sancho VI los castillos de Portilla, Leguín y la fortaleza que tiene Godín, además de entregar 30 mil maravedíes a plazos durante 10 años.

Esta sentencia no satisfizo ni a castellanos ni a nabarros pero favoreció claramente a Alfonso VIII, cuñado de Enrique II.

En 1179 castellanos y aragoneses pactan en Cazola repartirse las futuras conquistas en Al-Andalus y una alianza contra el rey de Nabarra y el reparto del reino según anteriores tratados.

Sancho VI no tuvo más remedio que negociar con el castellano y entregarle Logroño, Entrena, Navarrete, Ausejo, Autol y Resa. Por su parte Alfonso VIII devolvía los de Leguín, Portilla y el que tiene Godín. En tanto a las tierras de Araba quedarían para Nabarra desde Itziar y Durango hasta Zubarrutia, Badaia, Nanclares de Oca y hasta el sur por el Zadorra, que quedarían dentro del reino de Nabarra. Dentro de éste territorio se excluye el castillo de Malvecín que quedaría para Castilla.

Los textos del laudo se encuentran en el museo Británico. También se pueden encontrar en el libro La Navarra marítima de Tomás Urzainqui y Juan Mª de Olaizola. Este mapa hará mucho más comprensible su lectura.

En el museo Británico se puede encontrar otro documento del año 1190 “Division of kingdoms of Navarre and Spain que afirma que la tierra del rey de Navarra comienza en el puerto de Oiasouna o Huvarce (Hondarribia) y llega hasta las aguas de Castro (Urdiales) donde empiezan las del rey de Castilla…

Enrique Plantagenet se casó en 1152 con Leonor de Aquitania y accedió al trono de Inglaterra en 1154. Su hijo Ricardo tomó Akize (Dax) y Baiona en 1177 bajo soberanía de los duques-reyes (ingleses) de Aquitania y sometió al vizconde de Zuberoa en 1179. Las conocidas como tierras de ultrapuertos terminaron dentro del reino de Nabarra entre 1189 y 1222. El vizcondado de Bearne rindió vasallaje a los reyes de Aragón-Barcelona hasta su unión con Foix.

1 comentario: